Vacuna recombinante contra el herpes zóster (culebrilla, zona, fuego de San Antonio), RZV

¿Qué es el herpes y por qué es necesario vacunarse?

El herpes zóster (también llamado culebrilla, o solo herpes) es una erupción cutánea dolorosa, a menudo con ampollas. El herpes es causado por el virus de la varicela zóster, el mismo virus que causa la varicela. Después de tener varicela, el virus permanece en su cuerpo y puede causar herpes más adelante en la vida.

El herpes no se puede contagiar de otra persona. Sin embargo, una persona que nunca ha tenido varicela (ni ha recibido la vacuna contra la varicela) podría contraer varicela de alguien con herpes.

Por lo general, la erupción cutánea del herpes aparece en un lado de la cara o del cuerpo y dura de 2 a 4 semanas. Su síntoma principal es el dolor, que puede ser intenso. Otros síntomas pueden incluir fiebre, dolor de cabeza (cefalea), escalofríos y malestar estomacal. Con muy poca frecuencia, una infección por herpes puede provocar neumonía, problemas de audición, ceguera, inflamación del cerebro (encefalitis) o la muerte.

En alrededor de 1 persona de cada 5, el dolor intenso puede continuar incluso mucho después de que desaparece la erupción cutánea. Este dolor muy duradero se denomina neuralgia postherpética (NPH).

El herpes es mucho más frecuente en las personas de 50 años o mayores que en las personas más jóvenes, y el riesgo aumenta con la edad. También es más frecuente en las personas cuyos sistemas inmunitarios están debilitados a causa de una enfermedad, como el cáncer, o debido a fármacos, como los corticoesteroides o la quimioterapia.

Por lo menos, 1 millón de personas al año en Estados Unidos contraen herpes.

Vacuna contra el herpes (recombinante)

La vacuna recombinante contra el herpes fue aprobada por la FDA en 2017 para la prevención del herpes. En estudios clínicos, tuvo una eficacia de más de 90 % en la prevención del herpes. También puede reducir la probabilidad de experimentar NPH.

Se recomiendan dos dosis, con 2 a 6 meses de diferencia, para adultos de 50 años de edad y mayores.

Esta vacuna también se recomienda para personas que ya han recibido la vacuna con organismos vivos contra el herpes (Zostavax). No hay virus vivos en esta vacuna.

Algunas personas no deberían recibir la vacuna contra el herpes zóster (recombinante) o deben esperar

Informe a su proveedor de vacunas si usted:

  • Tiene alguna alergia grave potencialmente mortal. Es posible que se aconseje a las personas que tuvieron alguna vez una reacción alérgica potencialmente mortal después de haber recibido una dosis de la vacuna recombinante contra el herpes, o que tengan una alergia grave a cualquier compuesto de esta vacuna, que no se apliquen la vacuna. Consulte a su proveedor de atención médica si desea más información sobre los componentes de la vacuna.
  • Está embarazada o amamantando. No hay mucha información sobre el uso de la vacuna recombinante contra el herpes en mujeres embarazadas o que están amamantando. Es posible que su proveedor de atención médica le recomiende retrasar la vacunación.
  • No se siente bien. Si tiene una enfermedad leve, como un resfriado, es probable que pueda recibir la vacuna hoy mismo. Si tiene una enfermedad moderada o grave, probablemente deba esperar hasta que se recupere. Su médico puede orientarlo al respecto.

Riesgos de una reacción a la vacuna contra el herpes (recombinante)

Con cualquier medicina, incluidas las vacunas, existe la posibilidad de que ocurran reacciones.

Después de recibir la vacuna recombinante contra el herpes, una persona podría experimentar lo siguiente:

  • Dolor, enrojecimiento, sensibilidad o hinchazón en el lugar de la inyección
  • Dolor de cabeza (cefalea), dolores musculares, fiebre, escalofríos, fatiga

En estudios clínicos, la mayoría de las personas experimentaron dolor de leve a moderado en el brazo después de la vacunación, y algunas también tuvieron enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección. Algunas personas sintieron cansancio, dolor muscular, dolor de cabeza (cefalea), escalofríos, fiebre, dolor estomacal o náuseas. Alrededor de 1 de cada 6 personas que recibieron la vacuna recombinante contra el herpes experimentaron efectos secundarios que les impidieron realizar sus actividades habituales. Los síntomas desaparecieron por sí solos en aproximadamente 2 a 3 días. Los efectos secundarios fueron más frecuentes en las personas más jóvenes.

Aún deberá recibir la segunda dosis de la vacuna recombinante contra el herpes, incluso si tuvo alguna de estas reacciones después de la primera dosis.

Otros problemas que podrían ocurrir después de la aplicación de la vacuna contra el herpes (recombinante):

  • En algunos casos, las personas se desmayan después de un procedimiento médico, incluida la vacunación. Sentarse o acostarse durante aproximadamente 15 minutos puede ayudar a prevenir los desmayos y las lesiones causadas por una caída. Informe a su proveedor de atención médica si se siente mareado o si tiene cambios en la visión o zumbido en los oídos.
  • Algunas personas experimentan dolor en los hombros que puede ser más intenso y duradero que el dolor más frecuente que puede seguir a la aplicación de la inyección. Esto ocurre con muy poca frecuencia.
  • Cualquier medicamento puede provocar una reacción alérgica grave. Se estima que dichas reacciones a una vacuna se presentan en aproximadamente 1 de cada millón de dosis, y ocurren entre algunos minutosy pocas horas después de la vacunación.

Al igual que con cualquier medicina, hay una probabilidad muy remota de que una vacuna cause una lesión grave o la muerte.

La seguridad de las vacunas se monitorea constantemente.

¿Qué debo hacer si ocurre una reacción grave?

¿A qué debo prestar atención?

  • Debe prestar atención a cualquier aspecto que le preocupe, como/;
    • signos de una reacción alérgica severa
    • fiebre muy alta
    • cambios de comportamiento
  • Los signos de una reacción alérgica severa pueden incluir:
    • urticaria o ronchas
    • hinchazón de la cara o la garganta
    • dificultad para respirar
    • pulso acelerado
    • mareos
    • debilidad
  • Estos podrían comenzar entre algunos minutos y algunas horas después de la vacunación.

¿Qué debo hacer?

  • Si piensa que es una reacción alérgica severa u otra emergencia que no puede esperar, llame al servicio de emergencias local o lleve a la persona al hospital más cercano.
  • De lo contrario, llame a su médico.

Fuentes

Adaptación de Immunization Action Coalition, Vaccine Information Statements